1. Home
  2. »
  3. Blog
  4. »
  5. Cómo calcular el precio de venta de un producto

Cómo calcular el precio de venta de un producto

Cuando ya tienes tu idea de negocio, tu logo es adaptable, nombre llamativo, un local donde empezar y sobre todo tienes un gran producto, en este momento está casi todo listo para comenzar tu emprendimiento, pero llegas a la conclusión de que hace falta un aspecto muy importante: ¿Cómo ponerle precio a mis productos?. Esto es más común de lo que crees, muchos emprendedores tienen un pequeño conflicto con el tema del precio, porque no están seguros si están cobrando de más o muy poco con lo que ofrecen al cliente ¿Cómo validan si están usando un precio justo? !Aquí te lo contamos¡

El día de hoy en el blog semanal de Nimbus, te contaremos como puedes calcular el precio adecuado para la venta de productos, lo que debes considerar y los pasos para poder hacerlo efectivamente.

Para poder comenzar con nuestro pricing, es importante saber y resaltar 3 puntos importantes : competencia, costo y valor.

COSTO 

En el mercado existen muchas estrategias para fijar precios de productos; la más común es para negocios que están iniciando porque, de manera resumida, solo necesitan calcular el costo unitario (materia prima, mano de obra, o de producción) y determinar el porcentaje de ganancia que desean obtener del producto. Cuánto cuesta elaborar 1 pieza de ese producto y  le agregas el valor que deseas ganar de ese producto, por el momento es el único costo que debes tener en cuenta cuando vas iniciando, pero eventualmente debes considerar los costos fijos.

Los costos fijos del negocio son aquellos que debes cubrir sí o sí como internet, plataforma de tu tienda en línea, sueldos, línea de teléfono, aplicaciones, CRM (Customer Relationshop Management), ERP (Enterprise Resource Planning), publicidad, etc. Es importante tomar en cuenta estos gastos y designar el porcentaje que cada venta va a aportar para el pago de estos gastos y así con cada producto.

Considera también los costes variables, que son aquellos que cambian dependiendo del nivel de salida de productos o servicios. Pueden incluir los precios de: empaque, materias primas o envíos. Llevar a cabo el cálculo de estos costos requiere que conozcas los gastos en tu producción durante un periodo determinado para hacer comparativas en distintos escenarios, con otros proveedores o en diferentes temporadas. El tiempo es dinero y por eso es importante que establezcas un valor por tu tiempo de producción.

COMPETENCIA

¿Recuerdas cuando hablamos sobre el benchmarking? Pues aquí es uno de esos momentos para utilizarlo, ya que al hacer una investigación de los precios del mercado, te permitirá conocer si ofreces un precio competitivo, analizar oportunidades de promociones y fijación de precios. Pero, recuerda que lo ideal es que esta investigación sea constantemente, ya que los precios suben y bajan como la oferta y demanda.

Conocer a tu competencia es importante. Averigua cuántas personas están dispuestas a pagar por un producto similar al suyo y utiliza estos criterios como punto de referencia. Esto te permitirá llevar a cabo un proceso crítico y deliberado para el entorno empresarial. Determina qué elementos diferencian tu marca o producto de la competencia y mantenlos en cuenta al calcular los precios de los productos.

Si deseas vender a un precio más alto, prepárate para convencer a tus clientes de que tu producto es de primera categoría y que el extra que pagan vale la pena. Si estás tratando de vender a un precio más bajo, deberás mostrar a tus clientes potenciales que no estás sacrificando la calidad, incluso si el producto tiene un precio más bajo que el de la competencia.

VALOR 

Analizar el valor del producto o de la marca es otra de las estrategias que se puede utilizar para fijar el precio de un producto o servicio. Es común que tengas un producto que no sea único sino que existan varias versiones del mismo pero no sabes si estas a la misma calidad o le estás añadiendo valor al cliente a la hora de que lo adquiere.

Pongamos un ejemplo con Starbucks, podrán ser la marca por excelencia cuando alguien piensa en café, pero si te pones a pensarlo ¿Realmente tienen el mejor café? No por mencionar que sea malo su producto, pero el valor que agrega Starbucks es a través de la experiencia, con sus vasos con tunnombre personalizado, todo el lugar brandeado con la sirena de doble cola y sus bebidas extravagantes, eso es valor para el cliente, pero si te interesa poner una cafetería puedes aprovechar a destacar donde Starbucks no lo hace, como es su comida al hacerla al momento o al horno, o su experiencia dentro del local, puedes ambientarlo para que tus clientes se sientan fuera en otro país y eso sería otro valor agregado al cliente del cual te puedes basar para poner precio a tu producto.

No existe una ciencia exacta que le permita determinar el precio ideal para un producto a las marcas, por lo que no hay garantía de que lo obtendrás en tu primer intento. No tengas miedo de corregir el precio del producto si el producto no es adecuado para el negocio. Cuando tengas que cambiarlo, concéntrese en el hecho de que obtiene el beneficio mínimo y paga la tarifa.

Habiendo dicho eso, debes incorporar algunos escenarios impredecibles. Hay varios factores, en su mayoría externos, que están en constante cambio y pueden obligarte a cambiar tu precio. Algunos ejemplos podrían ser la cantidad o volumen de producto que puedes empacar, los precios de tus competidores, la efectividad de tus campañas de marketing, la percepción pública de tu producto, etc. Se necesita mucho ensayo y error para encontrar el precio correcto, y es posible que siga ajustándose después de eso, lo cual es un proceso relativamente constante.

Si tienes dudas de sobre como comenzar con tu estrategia de pricing o sobre como investigar a tu competencia para no quedarte atrás, siempre cuentas con nosotros en Nimbus Crea para ayudarte en cualquier aspecto que necesites.